lunes, 25 de enero de 2016

La temperatura de 2015 según los datos de UAH


Cerramos la colección de datos de temperaturas anuales con los de la Universidad de Alabama en Huntsville (UAH), que son datos medidos por satélite, y cuya referencia es el período 1981-2010.

Según estos datos, la anomalía global del año 2015 ha sido de + 0,36 ºC, el tercer año más cálido de la serie, después de 1998 (+ 0,42 ºC) y 2010 (+ 0,40 ºC)

En el hemisferio norte, la anomalía ha sido de + 0,47 ºC, tercer año más cálido, después de 2010 (+ 0,49 ºC) y 1998 (+ 0,48 ºC).

En el hemisferio sur, la anomalía del año 2015 ha sido de + 0,24 ºC, el cuarto año más cálido, siendo el primero el año 1998, con + 0,36 ºC, el segundo el 2010, con + 0,31 ºC, y el tercero el año 2002, con una anomalía de + 0,25 ºC.


 Un año más, constatamos que hay una diferencia notable entre los datos medidos por satélite y los datos medidos en la superficie. Por ahora no hay una explicación convincente del porque de esta diferencia. Esperemos que algún día se encuentre.

La temperatura global de 2015 según hadCRUT 4


Los datos de Climatic Research Unit (CRU) de la Universidad de East Anglia  conjuntamente con el Hadley Centre (UK Met Office) toman como referencia el promedio del período 1961-1990.

También según estos datos, la temperatura global del año 2015 ha sido la más alta de la serie histórica, con una anomalía de + 0,74 ºC.

En el hemisferio norte, esta anomalía ha sido de + 1,00 ºC, también la más alta de la serie histórica.

En el hemisferio sur ha sido de + 0,49 ºC, también la más alta de los registros.


 Las anomalías del período 1970-2000 tienen una tendencia de + 0,17 ºC/década. Las del período 2001-2015 tienen una tendencia de + 0,08 ºC/década, pero esta tendencia es poco significativa, al tener pocos datos (menos de los 30 recomendados) y, por tanto, un coeficiente de correlación bajo (r2 = 0,21).


 Por otra parte, los valores del período 2001-2015 están todos dentro de la zona definida por la tendencia del período 1970-2000 ± 2 σ, por lo que no podemos afirmar que los valores de los años 2001 a 2015 no siguen la tendencia de los 30 años anteriores.




viernes, 22 de enero de 2016

Temperatura global del año 2015 según los datos de NASA GISS


NASA GISS (Goddard Institute for Space Studies) ha publicado las anomalías de temperatura del año 2015. Las anomalías de la NOAA toman como referencia el período 1951-1980.

La anomalía global del año 2015 ha sido de + 0,91 ºC, la más alta desde que se tienen datos.

La anomalía del hemisferio norte ha sido de + 1,13 ºC, también la más alta de la serie histórica.

La anomalía de las zonas oceánicas ha sido de + 0,60 ºC, también la más alta.


La anomalía de temperatura del año 2015 se inscribe perfectamente en la tendencia del período 1970-2000 ± 2σ, que es de + 0,17 ºC/década, así como todos los años del período 2001-2015.


En el hemisferio norte, la anomalía de temperatura de 2015 es superior a la tendencia del período 1970-2015 + 2σ, que es de + 0,23 ºc/década, como ya pasó en el año 1998, en que el fenómeno El Niño fue anormalmente intenso, mientras que en el hemisferio sur está algo por debajo de esta línea de tendencia, que es de + 0,11 ºC/década, cuando en 1998 estaba muy por encima.






Temperatura global del año 2015 según los datos de la NOAA


La NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration) ha publicado las anomalías de temperatura del año 2015. Las anomalías de la NOAA toman como referencia el período 1901-2000.

La anomalía global del año 2015 ha sido de + 0,90 ºC, la más alta desde que se tienen datos.

La anomalía de las zonas continentales ha sido de + 1,33 ºC, también la más alta de la serie histórica.

La anomalía de las zonas oceánicas ha sido de + 0,74 ºC, también la más alta.


Cuando comparamos la anomalía global del año 2015 con la tendencia de aumento de temperatura del período 1970-2000, que es de + 0,17 ºC/década, vemos que la serie 2001-2015 se alinea bien con ella, y observamos que el año 2015 se encuentra por encima de la tendencia, pero dentro del intervalo ± 2 σ, tal como sucedió en el año 1998, año en que el fenómeno El Niño también fue muy relevante.


En el período 2001-2015, la tendencia de aumento de temperatura ha sido de + 0,13 ºC/década, aunque por ahora hay pocos datos para poder considerar esta tendencia como significativa, ya que el coeficiente de regresión es solamente 0,44.








martes, 12 de enero de 2016

Generación y demanda de energía eléctrica en España


La generación neta de energía eléctrica peninsular ha sido de 254,0 TWh, algo más que el año anterior, que fue de 253,6 TWh, pero muy lejos del máximo del año 2008, que fue de 280,0 TWh.

La demanda ha sido de 245,0 TWh, en aumento respecto del año 2014 (240,4 TWh), y lejos del máximo, también del año 2008, de 262,0 TWh.



Las producciones de energía hidráulica y de energía nuclear se han mantenido cerca del nivel medio del período 1998 – 2015.

La producción de las centrales de carbón también está al nivel del período 1998 – 2015, pero se ha interrumpido la disminución registrada en los años 2008 a 2010.

La producción de los ciclos combinados es bastante menos que el promedio del período 1998 – 2015, a pesar de que este tipo de energía no empezó hasta el año 2002. La producción del año 2015 está muy lejos del máximo de 2008, que fue de 91,3 TWh. Esta disminución y el aumento de la producción de las centrales de carbón hará que las emisiones de CO2 por TWh producido sean más elevadas que en años anteriores.

La producción de energía eólica ha sido de 47,7 TWh, y ha disminuido respecto del máximo de 2013, año en que fue de 54,5 TWh.

En cuanto a la producción de energía solar, ha sido de 13,0 TWh (7,9 para la fotovoltaica y 5,1 para la térmica), al mismo nivel que los años anteriores.





El saldo energético se ha mantenido exportador, pero con unas cantidades mucho menores que las de los años anteriores.


lunes, 4 de enero de 2016

Las temperaturas del año 2015


Remote Sensing Systems (RSS) ya ha publicado las anomalías de temperatura del mes de diciembre, lo que permite saber la temperatura media del año 2015.

Las anomalías de RSS son medidas por satélite. Estas medidas comprenden la zona comprendida entre los paralelos 70 ºS y 82,5 ºN, por lo que no incluyen las zonas polares.

Según estos datos, el año 2015, con una anomalía de + 0,36 ºC es el tercer año más cálido desde que se efectúan estas medidas, es decir, desde el año 1979. Los dos años más cálidos han sido el año 1998, con una anomalía de + 0,55 ºC, y el 2010, con una anomalía de + 0,47 ºC.

En el hemisferio norte, con una anomalía de + 0,49 ºC, es también el tercer año más cálido, y en el hemisferio sur, con una anomalía de + 0,22 ºC, es el cuarto año más cálido.





jueves, 17 de diciembre de 2015

Causas de la miniglaciación jurásica


Mientras que los orígenes de períodos cálidos durante el Jurásico (hace 201-145 millones de años) están bien investigados, hasta ahora no se comprendían los mecanismos que estaban detrás de los cambios en los períodos más fríos. A menudo se utilizan explicaciones basadas en los niveles de CO2 para explicar este tipo de cambio, pero este tipo de explicación no podía ser utilizada en el caso de uno de los grandes cambios durante el Jurásico, en el que hubo un enfriamiento del agua de mar de 10 ºC. Nos referimos al Jurásico Medio, hace unos 174 millones años, en el llamado 'Laurasia Seaway', un área que conecta el Océano Tetis entre África actual, Europa y Asia hasta el mar boreal en la zona ártica, a través del ex corredor de Viking entre la corriente de Noruega y Groenlandia. Este enfriamiento se conoce como la miniglaciación jurásica.


Un estudio recientemente publicado, Jurassic Climate Mode governed by Ocean Gateway, da una nueva explicación de la causa de esta miniglaciación jurásica.

El levantamiento del Mar del Norte, una área de aproximadamente 1.000 kilómetros de diámetro centrada en el Mar del Norte actual, obstruyó una corriente de agua de mar que fluía hacia el norte a través del Corredor Vikingo, lo que redujo fuertemente el transporte de calor a la región del Ártico.

Por otra parte, las aguas frías del Ártico fueron capaces de ejercer influencia en áreas tan al sur como el norte de España actual.

El principal cambio de clima que los nuevos patrones de corrientes que se produjeron tuvo fuertes repercusiones en la fauna local, como lo indican los cambios documentados en la distribución de fósiles de invertebrados.

Esta hipótesis encaja bien con otros cambios en la temperatura documentados desde la región del Ártico.



a) El mapa muestra la conexión entre la parte ecuatorial del océano Tetis y el mar boreal a través del canal de Laurasia; este último incluye el Corredor de Viking que tenía varios cientos de kilómetros de anchura. Las flechas rojas marcan las paleocorrientes generalizadas

(b) Detalle de la paleogeografía del canal de Laurasia (Laurasia Seaway) con la región afectada por el domo del Mar del Norte según lo determinado por el límite exterior generalizada del subcrop Toarciense. Las flechas marrones representan el suministro / transporte siliciclástico de sedimentos en relación con el levantamiento domal. Los puntos de muestreo están numerados e identificados por estrellas (Cuenca Hébridas (I, Escocia), Cuenca Cleveland (II; Inglaterra), Cuenca Swabo Franconia (III; Alemania) y cuencas lusitanas (IV; Portugal) y vasco-cantábrica (V; España)). SNS, cuenca del Mar del Sur del Norte, W, Cuenca Wessex.