viernes, 24 de marzo de 2017

Extensión mínima anual del hielo marino antártico

El pasado día 1 de marzo se alcanzó la extensión mínima anual del hielo marino antártico, con 2,08 millones de km2, el valor más bajo desde que se tienen datos medidos por satélite.




Extensión máxima anual del hielo ártico

El pasado día 5 de marzo se alcanzó la extensión máxima anual del hielo ártico, con 14,45 millones de km2, el valor más bajo desde que se tienen datos medidos por satélite.

La tendencia de la extensión máxima del hielo ártico desde el año 1979 hasta hoy es de una pérdida de 44.100 km2 anuales.




viernes, 10 de marzo de 2017

El Niño ha terminado

El fenómeno El Niño que hemos tenido desde marzo del 2014 ha llegado a su fin. El índice MEI (Multivariate ENSO Index) ha pasado a ser negativo en setiembre del 2016. En este momento estamos en un período neutro entre El Niño y La Niña.


Podemos observar que, desde el año 1950 hasta el 1975 predominaba La Niña, mientras que, desde el año 1975 hasta ahora predomina El Niño. No sabemos si es debido o no al calentamiento global.

Si comparamos la evolución del índice MEI de El Niño que acabamos de pasar con el de los años 1986-1988 (que causó un importante aumento de la temperatura global), podemos ver que ambos son relativamente parecidos, tanto en intensidad como en duración. El gráfico comienza con el índice diciembre-enero del año 1986 para el primero y del año 2014 para el segundo, y termina con el índice de mayo-junio de 1988 para el primero y del año 2016 para el segundo.


Esto nos lleva a pensar que los récords de las temperaturas globales de los dos últimos años son, en gran parte, debidos a este último El Niño, y que volveremos a valores más “normales” tanto en el año actual como en el próximo.

martes, 24 de enero de 2017

La extensión del hielo marino

La extensión del hielo marino total sigue siendo menor que la de cualquiera de los años anteriores, desde que se tiene un registro histórico (1978). Un gráfico preocupante y que deberemos de ir siguiendo con regularidad para ver si esta anomalía se corrige o no en el transcurso del año.


viernes, 20 de enero de 2017

Las temperaturas del año 2016 - NOAA

La NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration) acaba de publicar los datos de temperatura del año 2016. Según estos datos, la temperatura global del año ha sido la más elevada de la serie histórica, con una anomalía de + 0,94° C (base 1901-2000), poco más que la del año 2015, en el que la anomalía fue de + 0,90° C. La tendencia de los años 1980-2016 ha sido de + 0,17° C/década.




La anomalía del hemisferio norte también ha sido la más alta de la serie histórica, con un valor de + 1,13° C, por encima del récord anterior del año 2015 (+ 1,09° C). La tendencia del período 1980-2016 ha sido de + 0,23° C/década.


El hemisferio sur también ha batido el récord, con una anomalía de + 0,74° C en 2016, por encima de los 0,71° C del año 2015. La tendencia del período 1980-2016 ha sido de + 0,09° C/década.


jueves, 19 de enero de 2017

Las temperaturas del año 2016 - CRU

Climatic Research Unit (CRU), en la universidad de East Anglia (Reino Unido) acaba de publicar los datos de las anomalías de temperatura del año 2016.

Considerando las temperaturas globales, la temperatura media del año 2016 ha sido la más elevada de la serie histórica, con una anomalía de + 0,77° C, prácticamente igual a la del año 2015 (+ 0,76° C), lejos del siguiente año más cálido, que fue el año 2014 (+ 0,58° C)



En el hemisferio norte, la anomalía del año 2016 ha sido de + 1,02° C, ligeramente inferior a la del año 2015 (+ 1,03° C)


En el hemisferio sur, la anomalía del año 2016 ha sido de + 0,53° C, superior a la del año 2015 (+ 0,50° C)


domingo, 15 de enero de 2017

La "pausa" en el calentamiento global posiblemente no existió

Un artículo polémico publicado hace dos años que concluyó que no hubo una disminución detectable en el calentamiento de los océanos durante los últimos 15 años, conocido como la "pausa del calentamiento global", ha sido confirmado usando datos independientes en la investigación dirigida por investigadores de la Universidad De California, Berkeley y Berkeley Earth, un instituto de investigación sin fines de lucro enfocado en el cambio climático, que han publicado sus resultados el pasado 4 de enero en un artículo titulado “Assessing recent warming usinginstrumentally homogeneous sea surface temperature records

El análisis de 2015 mostró que las boyas modernas usadas actualmente para medir las temperaturas oceánicas tienden a dar temperaturas ligeramente más frías que los sistemas antiguos basados ​​en barcos, incluso cuando miden la misma parte del océano al mismo tiempo. Como las medidas de la boya han reemplazado las mediciones de los barcos, esto había ocultado parte del calentamiento real.


Después de corregir este "sesgo frío", los investigadores de la NOAA han llegado a la conclusión que los océanos en realidad se han calentado 0,12°C por década en los últimos 19 años, casi el doble que las estimaciones anteriores de 0,07°C por década. Con estos nuevos datos, la tasa de aumento de la temperatura del océano está en línea con la tasa de aumento de los años entre 1970 y 1999.

Los escépticos del cambio climático atacaron a los investigadores de la NOAA cuando publicaron su artículo hace dos años y modificaron sus registros de temperatura en consecuencia. El nuevo estudio, que utiliza datos independientes de satélites y flotadores robotizados, así como boyas, concluye que los resultados de NOAA fueron correctos.

Hace años, los marineros medían la temperatura del océano recogiendo un cubo de agua del océano y medían su temperatura con un termómetro. En la década de 1950, sin embargo, los buques comenzaron a medir automáticamente el agua canalizada a través de la sala de máquinas, que por lo general es una zona relativamente caliente. Hoy en día, las boyas cubren gran parte del océano y sus datos están comenzando a usarse en vez de usar los datos de los buques.

La modificación sustancial de los datos de las temperaturas medidas por satélite de la Universidad de Alabama en Huntsville de pasado mes de abril, y estas imprecisiones en las temperaturas oceánicas corregidas en 2015 y confirmadas ahora, hacen que no haya que tener demasiada prisa en deducir aceleraciones o parones en el calentamiento global.